Make your own free website on Tripod.com

La fuente del Pino

       Inspirada esta poesía en un día en que las hermanas de Pausi, (conocidas por "Las Santonas" por ser nietas de Santos Oteo), y él mismo, se reunieron a comer en la "Fuente del Pino" junto con sus hijos/as y nietos/as.

  Esta "Fuente el Pino "

dicen las historias

que en tiempos pasados

eran sólo pozas.

 

  Y que aquí bebieron

apartando brozas

a morro y a sorbos

Olalla  y su tropa.

 

  Va pasando el tiempo

el tábano engorda

al beber el agua

fresquita y sabrosa

 

   Estos "pica carnes"

sabían de sobra

que ese agua tenía

sabores de aroma.

 

  Estaba tan fresca

y tan deliciosa

que siempre venían

a llenar "la andorga".

 También los pastores

por aquella zona

bebían en tiestos

que en el pinar sobran.

  Los de las ovejas

sabían de sobra

que al beber a morro

salían ampollas.

 

  Cuantos años pasan,

no aclara la historia

hasta que llegó el tiempo,

de las "vacas-gordas".

 

  Y  se hacen "encaños "

con piedras redondas,

recogiendo el agua

en un punto sola.

 

  Y el Ayuntamiento

-no es ninguna trola-,

un día pasó

por aquellas sombras.

  Probaron el agua

era pura gloria

para refrescar melones

vino y otras cosas

 

 Llegó un arquitecto,

que en el pueblo sobran

y sin más ni más,

empezó la obra.

   Y la Fuente el Pino

por sus muchas sombras

así se llamó,

y se llama ahora.

 

  Asaderos y bancos

para  diez personas

chuletas no faltan

en las merendolas.

 

  Las han hecho "buenas "

"sonadas "y "gordas "

pero ésta de hoy

las eclipsa a todas.

 

Seguir adelante

todas "las Santonas" (*)

comer y bailar

y cantar la jota.

 

  Tampoco olvidéis

de "pingar la bota"

que los días corren

y la vida es corta.

 

Autor: Pausilipo Oteo